martes, mayo 14, 2013

Consecuencias negativas


Esta es la historia de un hombre llamado Rodolfo cuya vida estaba llena de riquezas. Rodolfo era un hombre de 32 años, moreno, ojos verdes y alto. Era el menor de tres hermanos.

La familia de Rodolfo era de prestigio, tenían dos negocios que funcionaban muy correctamente, recaudaban mucho dinero a lo largo de los meses. La madre de los 3 hermanos murió al tener al último de sus hijos ( Rodolfo ), el padre casi nunca estaba en casa y no llevaba la educación de sus hijos. Estaba enfermo y al cabo de los meses acabó muriendo. La riqueza de la familia iba a ser repartida para los tres hermanos, pero Rodolfo era muy egocéntrico y pensaba que cuanta más riqueza tuviera, a más chicas iba a tener, además era muy egoísta y no quería que sus dos hermanos tuvieran el mismo dinero que él, por ello Rodolfo acabó matando a sus dos hermanos de distinta forma haciendo creer a la policía que había sido a causa de distintos atracos para poder conseguir la herencia de sus padres. A su hermano mayor llamado Pedro le asesinó en su propia casa, él estaba en su salón viendo la Teletienda, ya eran las tantas de la noche cuando escuchó distintos ruidos en la cocina, fue a ver qué estaba pasando y la preocupación se le fue al ver que era su hermano, pero algo en él era distinto, tenía los ojos bañados en sangre y fue cuando le mató a cuchilladas. A su hermano mediano Juan le asesinó en la ducha del gimnasio cuando todos se habían ido. Sus hermanos no tenían descendientes ni familia ajena a él por eso la fortuna heredada de sus padres iba a ser para él. Rodolfo pensaba que al tener la herencia de su familia iba a atraer a todas las mujeres bellas y elegir cual quisiera. Pero lo único que consiguió fue atraer a las mujeres más feas y horrendas del mundo tanto por el aspecto físico como por forma de ser. Cuando Rodolfo estaba conociendo a alguna chica decente, guapa etc … al final acababa en desastre. Cada día que iba pasando desde los asesinatos para Rodolfo le era más difícil conseguir a la chica que él deseaba hasta el punto de no conseguir ni a las más feas. Al final a Rodolfo le fue pasando lo mismo una y otra y otra vez hasta que al final acabó sin ninguna mujer a su lado y con una terrible adicción al sexo y a las mujeres bellas. Rodolfo acabó yendo todos los días de su vida a un prostíbulo con las mujeres más feas y por la noche, después de saciar su adicción, volvía su necesidad de acostarse con mujeres bellas.