miércoles, abril 04, 2007

Pereza...¿Pecado Capital?

Este es el trabajo que hice en el primer trimestre sobre el pecado capital 'La Pereza'. Lo pongo ahora porque es cuando hemos aprendido a colgar los videos...Bueno espero que os guste.


Eva Vila
I.E.S.Matilde Salvador

7 comentarios:

Eva dijo...

Se me ha olvidado poner que os pongais auriculares que el video tiene música...de Pereza!!!Como no...jeje.Espero vuestros comentarios.Todos tenemos este pecado(aunque a veces no lo queramos admitir...)FELICES PASCUAS A TODOS/AS!!!

annuski dijo...

Me parece que tu no tienes pereza, porque no has tardado nada en colgar el post desde que Esther a colgado el suyo jejejjeje!!!
Me ha encantado volver a ver el trabajo, esta muy bien.

Esther dijo...

Bueno, bueno, me habéis dejado sin palabras....¿Me habéis leído el pensamiento o qué?.
Eva, genial, el vídeo se ve y se escucha de maravilla, además doble mérito porque sé lo que todas estáis trabajando para poder subirlos ¡Es que se resistennnnn!

Esther dijo...

Annuski, sé que estás `por aquí, venga, que el tuyo es el próximo. Me habéis alegrado la noche. ¡¡Estas son mis niñas!!

Anónimo dijo...

ey!! que chulo!! acabo de verlo y me ha encantado...y ahora me toca ver el de la Ira...seguro q tambièn esta muy bien..
Os felicito..=)




chicadelabicicletarosa
I.E.S Benicasim

elgreco dijo...

Muy bien, Eva, el trabajo.
En efecto, la pereza es un pecado capital, el séptimo, que va contra la diligencia.
Hay una obra de arte que trata los pecados capitales. La Divina Comedia de Dante. En el libro del Purgatorio, y en su canto XVII, se habla de los que purgan el pecado de la pereza o acidia, que moran en la cuarta cornisa del Purgatorio. Virgilio le dice a Dante:
"El amor del bien, escaso de sus deberes, aquí se repara; aquí se arregla el remo perezoso".
En las tres cornisas anteriores se purgaban los pecados capitales que son formas de amor desviadas de su objeto: soberbia, envidia y afán de venganza o ira. En las tres siguientes se purgan las tres clases de amor al bien que hace infeliz al ser humano: avaricia, gula y lujuria.
En este círculo cuarto, situado entre los pecados, formas de amor desviadas de su objeto y los pecados, que son amor al bien que hace infeliz al hombre, están los perezosos que, para purgar su pecado no paran de correr.
Dos de ellos citan ejemplos de personas diligentes: la Virgen María que acudió presta a ayudar a su prima Isabel, Julio César que marchó rápido a sojuzgar Lérida, tras hacer escala en Marsella.
Todos éstos que han sido perezosos, ahora corren llevados por el buen querer y el justo amor.
Otros gritan:
"Raudo, raudo, que el tiempo no se pierda por poco amor, que el arte de obrar bien torne la gracia".
El guía de Dante, Virgilio, se dirige a los que purgan el pedado de la pereza diciendo:
"Oh gente a quien fervor agudo ahora compensa negligencia o dilaciones que por tibieza en bien obrar pusisteis".
Luego les pide que les muestren la salida de este círculo y uno de ellos le contesta:
"De movernos estamos tan ansiosos que parar no podemos".
Una obra extensa y muy densa la Divina Comedia, pero sin duda de lectura imprescindible. Y en un trabajo sobre pecados capitales me sentía en la obligación de citarla.
Buen trabajo, Eva; te has mostrado diligente y, en absoluto, perezosa.

Ana dijo...

Muy bien, Eva, ya veo que la técnica no es problema para vosotras. Genial.