domingo, noviembre 08, 2015

¿ Son los bailarines de hoy en día ménades danzantes ?

Aquí podemos observar a la Ménade Danzante del escultor Scopas. Esta escultura esta datada en la primera mitad del siglo IV a.C. La Ménade conservada en la actualidad es una copia romana. Actualmente la podemos ver en el museo Albertinum de Dresde. Esta obra pertenece al estilo clásico ( postclásico ) del Arte Griego, s. IV a. C.





En esta escultura de bulto redondo observamos la diferencia respecto a la etapa del pleno clasicismo, no sólo por el nuevo desarrollo del sentido del movimiento y la ruptura de principios como el equilibrio o la armonía, sino por una nueva concepción expresiva: ese pathos, tan característico de su autor, que exalta el sentimiento y abandona el idealismo clásico.

La obra simboliza la temática dionisíaca, la cual representa los estados del alma relacionados con la pasión.

A continuación observamos varios referentes a esta obra y al igual que la Ménade se muestran danzando que es la forma mas expresiva de mostrar ese phatos, es decir, esa furia, esa pasión desenfrenada por aquello que aman como es la danza bien moderna como el hip hop o bien clásica como el ballet.



En esta fotografía encontramos gran parecido con la Ménade a pesar de tratarse de un hombre puesto que su cuerpo se encuentra en una torsión que desemboca en una cabeza ladeada y unos brazos extendidos hacia atrás creando así la ilusión de ese sentimiento desenfrenado por el baile. También hay que añadir que este bailarín se encuentra realizando un salto el cual dificulta aún mas la postura adquirida.



En la actualidad tanto hombres como mujeres muestran ese estado de éxtasis en el baile, puesto que en este arte se debe sentir la música bien para seguir el ritmo o bien para poder interpretar mejor a los personajes que representan.
Por ello en esta fotografía de la derecha apreciamos a una bailarina de ballet con una postura muy artificiosa que no tiene otro fin que crear belleza y transmitir una furia y pasión desenfrenadas en la danza que realiza. Esta mujer al igual que la Ménade de Scopas se encuentra cubierta por un paño o vestido semitransparente que permite que la imaginación confunda cuerpo y paño, mostrando así algunas partes y a su vez cubriendo otras para apreciar la suave piel y la tela con sus pliegues.


Finalmente encontramos en la danza moderna vestigios de esta Ménade como observamos en la fotografía de la izquierda. En ella encontramos a un bailarín que se encuentra en una postura muy complicada de realizar debido al equilibrio que debe mantener para no caerse al suelo. Esta posición a su vez nos muestra la furia y la pasión de este arte puesto que se encuentra en una torsión muy pronunciada creando así con su cuerpo un semicírculo, a su vez tiene los brazos extendidos con los puños cerrados mostrando aún mas furia.