martes, marzo 04, 2014

LA ODISEA DE LOS EMIGRANTES

Hola a todos, aquí os dejo el segundo trabajo de la evaluación. Consiste en relacionar una enfermedad psiquiátrica, en este caso el síndrome del emigrante o de Ulises, con situaciones o personajes de la antigua Grecia. Como se puede ver en el nombre que recibe la enfermedad, esté problema se identifica con Ulises, protagonista de la Odisea, el cual sufrió enormes adversidades fuera de su ciudad de origen, lejos de su familia. Es una enfermedad que sufren los emigrantes cuando se ven obligados a dejar su país y se enfrentan a situaciones de estrés.

Aquí os dejo una carta, de una emigrante a su familia, en la que les explica la desesperada situación que esta viviendo. En ella, podemos observar todos los síntomas de esta enfermedad: la lejanía de la familia, sueños sobre persecuciones, dolor fuerte en el estomago...; además de situaciones que provocan estos síntomas: el no tener trabajo, la falta de alimentos, de vivienda...



Hola familia:


Hoy hace un año que os deje a todos para conseguir que tanto yo, como vosotros tuvierais la posibilidad de un futuro mejor. Vine aquí para poder trabajar y conseguir dinero, con toda mi ilusión y muchas esperanzas, pero desgraciadamente, día tras día se han ido derrumbando.

No tengo un trabajo fijo, hago lo que puedo y apenas me llega para sobrevivir. He pasado noches en la calle, días sin comer y sin trabajo, muchas noches llorando por no poder hacer nada. Además de todo eso, estoy sola, sin vosotros, las personas más importantes para mi, sola ante el peligro, como Ulises, el antiguo héroe de la mitología griega.

Esta es una situación realmente estresante, porque no sólo no tengo para comer, ni un trabajo, ni dinero para mandároslo, sino que también, tengo miedo de que las personas que me ayudaron a conseguir todos los papeles, qué necesitaba para residir aquí, me encuentren y me obliguen a pagar lo que debo, que es bastante. Pensé que con un trabajo aquí podría pagarles, pero encontrarlo se me ha hecho realmente imposible. Cuando consigo dormirme, no tardo en despertarme agitada, sudando, desorientada, por qué sueño con el día que me encuentren.

Es muy difícil conseguir una buena oportunidad y por más que busco e intento, no consigo nada, todo son piedras en el camino. Desde que llegué todo ha ido mal. Además, desde hace un tiempo, tengo un fuerte dolor en el estómago y los médicos no saben exactamente qué puede ser.

No consigo salir de este bucle, es una sensación de asfixia y de estrés, de la que no logro escapar. Lo que más me cuesta es estar sin vosotros, os echo muchísimo de menos. 

Pronto os enviare otra carta, y nada más consiga reunir el dinero necesario para volver, lo haré, porque aunque allí la situación esté mal, siempre es mejor si estamos juntos.

Un abrazo fuerte, Carolina.






Así es como miles de emigrantes viven en la actualidad, aquí duermen, comen (lo que pueden), etc.


Viajan desde su ciudad de origen en busca de una vida mejor, estos viajes son muy peligrosos.


Pero esta enfermedad no es una novedad, sino que, desde que comenzó la emigración existe.