martes, marzo 11, 2014

SÍNDROME DE PENÉLOPE

  Hola de nuevo, aquí os dejo el trabajo de referentes que he realizado, esta vez, el trabajo ha consistido en explicar y relacionar un trastorno psicológico con un personaje mitológico y a la vez explicar su mito.
   En mi caso se trata del Síndrome de Penélope, este síndrome consiste en  mujeres cuya vida va trascurriendo en espera de un proyecto que se ve permanentemente aplazado, tal y como le ocurría a la protagonista de la Odisea respecto al regreso de Ulises. Penélope se negaba a asumir la muerte de Ulises y casarse de nuevo con otro hombre, ella les prometió a varios de sus pretendientes su mano con una simple condición, que esperasen acabar de hilvanar un sudario. Ella lo que hacía era coser por el día y por las noches deshacía el trabajo, para no convertirse nunca en la mujer de aquellos hombres. Al fin y al cabo, esto lo podemos observar  en la actualidad, las mujeres que han ido aplazando la maternidad repetidamente y poniéndose excusas por diversas razones, como por ejemplo laborales,  porque no encuentran un trabajo fijo que se aseguren que pueden mantener a su hijo, personales, no han encontrado a su pareja perfecta y no creen que puedan estar preparados para ser padres, y que ahora ellas con más de 40 años deseen cumplir su deseo de tener un hijo.
   Aquí, os dejo un ejemplo en forma de diario, en este caso habla  Gimena, que es una mujer que sufre el Síndrome de Penélope  y va contando como transcurre el día a día  en forma de diario privado.



   Día 24-5-14

  Joel y yo hemos tomado una decisión, una decisión que llevamos meses             pensando y es convertirnos en padres, en mi caso madre. A mis 43 años de    edad he decidido ser madre, creo que es un buen momento para serlo, ya  que he encontrado a mi hombre ideal, el hombre que llevaba años esperando  y con él formar una familia.

 El otro día les comenté a mis amigas que se me había pasado por la cabeza  el ser madre y enseguida me dijeron: “¡Estás loca!, ¿con 43 años?, ¿ahora? No  sabes a lo que te expones...” y les dije sí, un si firme y orgulloso, vosotras  sabéis de sobra que mis años anteriores no fueron buenos y ahora a nivel  afectivo he encontrado a mi pareja perfecta, económicamente me va bien  las cosas  y además tengo un trabajo con el que estoy encantada.. ¿y porque  no ahora ser madre?


 Día 28-6-13

 Hoy nos levantamos con días grises… Joel y yo llevamos intentando ser            padres varios meses y no hay buen resultado, mis esperanzas decaen y cada día lo veo más difícil, viendo que no tenemos soluciones, tendré que ir al ginecólogo…


Día 2-7-13

Hoy he ido al ginecólogo y mis esperanzas han caído por completo, me ha estado explicando la situación y me ha comentado que sufro el Síndrome de Penélope, cuando terminó de explicarme de que trataba el síndrome, me dijo que conseguir una gestación por encima de los 40 años resulta más complicado que por debajo de esa edad, ya que la fertilidad no es tan buena, e incluso al quedarte embarazada el niño podría salir con mal formaciones. El doctor muy amable por su parte me dijo que no es imposible el ser madre, que sigamos intentándolo, y que no perdamos la esperanza.

Día 30-8-13

 Hoy he recibido la mejor noticia que podría esperar, tras meses intentando  ser madre, mi ginecólogo se ha dirigido a mí y me ha dicho: “¡Felicidades  Gimena, estas embarazada”!, cuando me lo ha confirmado no me lo podía  creer, pensaba que era un sueño y que no podría estar ocurriendo de  verdad… La felicidad que sentía era tan grande que no cabía dentro de mí.
 Tal vez ahora con la madurez que tengo y sin tanto estrés en mi vida, tengo  la oportunidad de vivir una de las cosas más bonitas que el mundo me puede  ofrecer, y sobretodo disfrutar de esta experiencia junto a mi pareja, con el hombre con del que estoy enamorada.

                                   ¡Viva la maternidad!


 Para acabar os dejo unas imagines de Penélope, espero que os haya gustado mi trabajo,  nos vemos pronto. Un abarazo.