martes, enero 06, 2009

La triste historia de Laia y Cesc

La joven Inés era hija de Don Diego, el dueño de una gran empresa de Madrid,y tenia dos hermanos, Mario y la pequeña Nadia.
Martín era la mano derecha de Don Diego, por lo que se puede decir que estaban en su poder un gran número de las acciones de la empresa. A Mario sólo le pertenecían unas pocas, ya que las acciones estaban repartidas entre los tres hermanos. No conforme con esto, Mario quería conseguir la parte de las acciones que tenia Martín en su poder, y pensó que si conseguía que Martín se enamorara locamente de su hermana Inés y conseguía casarse con ella, lo tendría más fácil a la hora de conseguir las acciones de este. Mario consiguió lo que quería y Martín acabó enamorandose de Inés, aunque esta no lo estaba de él, pero como su hermano no paraba de hablarle sobre él y decirle lo enamorado que estaba este de ella, y que lo haría un desgraciado si lo rechazaba, Inés aceptó casarse con Martín por lástima. Pasó un tiempo y Mario le confesó a su hermana el porque quería que ella se casara con Martín, ella se sintió utilizada, y decidió hacer que su marido, Martín, pusiese las acciones a nombre de ella, y este como estaba locamente enamorado y confiaba plenamente en ella no se lo negó. Ese mismo día, para vengarse, ella le dijo a su hermano que Martín guardaba los papeles de las acciones en la caja fuerte de su despacho y que ella tenia la clave para abrirla, Mario muy contento por el gran trabajo que había hecho su hermana, la felicitó y siguió las instrucciones de ella. Inés le dijo que tenia que quedarse en la empresa hasta que Martín se marchara a casa, entonces era el momento de abrir la caja y llevarse los papeles, pero esto solo podía hacerlo a la hora que ella le indicaba. Mario totalmente convencido le hizo caso a su hermana. Esa noche Mario siguió las indicaciones de su hermana al pie de la letra, pero su sorpresa fue que se encontró con un montón de papeles, pero ninguno de ellos era el que le interesaba, furioso fue a salir de allí y se encontró con Martín, el cual sorprendido le preguntó que hacia allí a aquellas horas y en su despacho. Mario enfadado por lo que le acababa de pasar se lanzó sobre Martín y empezaron una gran pelea. Una de las limpiadoras vio la pelea y llamo a Inés, la cual ya tenía las acciones en su poder y pretendía escapar junto a la pequeña Nadia con la ayuda de unos amigos.
Inés llegó a Barcelona, allí pidió cobijo a unos conocidos de su padre, mas tarde habló con una empresa que colaboraba con la empresa de su padre, y llegó a un acuerdo con esta, si ella invertía algunas de sus acciones en esta empresa, esta pasaría a ser suya también. Hecho esto, un tiempo más tarde Inés paso a ser la directora de una de las oficinas que tenia esta empresa, y decidió cambiarse el nombre por el de Laia, para que así les fuese mas difícil encontrarla.
Un día llegó a las oficinas en las que ella era la directora un joven llamado Cesc. Este entró a trabajar en la oficina. Una cosa llevó a la otra y terminaron enamorándose, Laia estaba feliz, porque esta vez lo quería de verdad y no estaba con el por pena ni por obligación. Pero al cabo de un tiempo, Cesc le dijo que tenia que marcharse ya que le habían mandado a trabajar fuera, en Inglaterra, porque su puesto en la empresa era temporal, y esto la pareja nunca lo había pensado. Una noche Cesc cogió el avión y partió hacia Inglaterra, la pobre Laia corrió para intentar convencerlo de que se quedase pero no pudo hacer nada y vio como el avión despegaba y se iba alejando y como, mientras tanto, su corazón se iba rompiendo en mil pedazos.
Laia rota de dolor volvió a casa y empezó a deshacerse de todas las cosas que quedaban de él, todo lo que le hacia recordar aquellos momentos juntos y felices, en los que parecía que nada podía ir mal entre ellos,aquel dolor era tan fuerte que no podía soportarlo más y finalmente decidió suicidarse y así acabar con su vida y con el dolor que le había dejado la marcha de Cesc, esa marcha que era incapaz de superar. Tras la muerte de Laia, su hermana Nadia que había intentado salvarla del suicidio, aunque no pudo hacer nada, ordenó convertir el cuerpo de su hermana en cenizas.

2 comentarios:

eviita dijo...

¡Por fiiiin!
Me ha costado Agueda ¬¬
Pero ya se cual es ^^
Es el mito de Didooooo,¿verdad? :D

Un beso ;)

Silvia dijo...

Pf.. que historia Ague :(
Al principio digo "¿Cómo es que pone ese título si ninguno de los protagonistas se llama así?" jeje

Un beseet!