domingo, marzo 25, 2007

Resemantización de la orestíada, y del mito de la caverna de Platón

Orestes era hijo de Agamenón y Clitemnestra y hermano de Electra y Ifigenia. Agamenón, sacrificó a su hija Ifigenia, para poder obtener buenos vientos cuando se embarcó para ir a luchar a la guerra de Troya. Clitemnestra, tras los años que Agamenón estuvo ausente, tuvo un amante llamado Egisto, con el cual había planeado matar a Agamenón para vengar la muerte de su hija cuando este, regresara de la guerra de Troya. Orestes tomó la decisión de vengar la muerte de su padre, y ayudado por su hermana Electra planeó asesinar a su madre y a Egisto, pero una vez llevó a cabo su plan, las Furias le persiguieron reclamando venganza, por lo que Orestes se vió obligado a abandonar el país, ya que buscando cobijo en Apolo y viendo rechazada su petición, Atenea se ofreció a ayudarle y Orestes se refugió en Atenas donde se le hizo un juicio con doce jueces y se le exculpó, por lo que ya libre de culpas, Orestes pudo regresar a su ciudad.

Este mito, lo podemos encontrar en películas como: Contacto sangriento, mortal kombat, o Romeo debe morir, eso si, con ciertas diferencias.

En contacto sangriento, Frank Dux, conoce a Ray Jackson en un torneo de full contact, realizado en China, y se hacen muy amigos. Cuando Ray, pelea contra el actual campeón, Chong Li, pierde el combate, ya que Chong Li, casi lo mata. Entonces Frank, lleno de cólera, lo venga en el combate final, ganando así el torneo.



En mortal kombat, Liu Kang, acude a un torneo en el mundo exterior, para encontrar al asesino de su hermano. Cuando sabe quien es (Shang Tshung), lo desafía en el combate final del torneo. Vence el combate, calma sus ansias de venganza, y libera el alma de su hermano.

Para ver la presentación de los mitos que hice en clase.

El Mito de la caverna

I. DESCRIPCIÓN DE LA SITUACIÓN DE LOS PRISIONEROS

Nos pide Platón imaginar que nosotros somos como unos prisioneros que habitan una caverna subterránea. Estos prisioneros desde niños están encadenados e inmóviles de tal modo que sólo pueden mirar y ver el fondo de la estancia. Detrás de ellos y en un plano más elevado hay un fuego que la ilumina; entre el fuego y los prisioneros hay un camino más alto al borde del cual se encuentra una pared o tabique, como el biombo que los titiriteros levantan delante del público para mostrar, por encima de él, los muñecos. Por el camino desfilan unos individuos, algunos de los cuales hablan, portando unas esculturas que representan distintos objetos: unos figuras de animales, otros de árboles y objetos artificiales, etc. Dado que entre los individuos que pasean por el camino y los prisioneros se encuentra la pared, sobre el fondo sólo se proyectan las sombras de los objetos portados por dichos individuos. En esta situación los prisioneros creerían que las sombras que ven y el eco de las voces que oyen son la realidad.

II. PROCESO DE LIBERACIÓN DEL CAUTIVO

A. Subida hacia el mundo exterior: acceso hacia el mundo verdadero.
1. En el mundo subterráneo.Supongamos, dice Platón, que a uno de los prisioneros, "de acuerdo con su naturaleza" le liberásemos y obligásemos a levantarse, volver hacia la luz y mirar hacia el otro lado de la caverna. El prisionero sería incapaz de percibir las cosas cuyas sombras había visto antes. Se encontraría confuso y creería que las sombras que antes percibía son más verdaderas o reales que las cosas que ahora ve. Si se le forzara a mirar hacia la luz misma le dolerían los ojos y trataría de volver su mirada hacia los objetos antes percibidos.
2. En el mundo exterior.Si a la fuerza se le arrastrara hacia el exterior sentiría dolor y, acostumbrado a la oscuridad, no podría percibir nada. En el mundo exterior le sería más fácil mirar primero las sombras, después los reflejos de los hombres y de los objetos en el agua, luego los hombres y los objetos mismos. A continuación contemplaría de noche lo que hay en el cielo y la luz de los astros y la luna. Finalmente percibiría el sol, pero no en imágenes sino en sí y por sí. Después de esto concluiría, con respecto al sol, que es lo que produce las estaciones y los años, que gobierna todo en el ámbito visible y que de algún modo es causa de las cosas que ellos habían visto. Al recordar su antigua morada, la sabiduría allí existente y a sus compañeros de cautiverio, se sentiría feliz y los compadecería. En el mundo subterráneo los prisioneros se dan honores y elogios unos a otros, y recompensas a aquel que percibe con más agudeza las sombras, al que mejor recuerda el orden en la sucesión de la sombras y al que es capaz de adivinar las que van a pasar. Esa vida le parecería insoportable.

B. Regreso al mundo subterráneo, exigencia moral de ayuda a sus compañeros.
1. Confusión vital por la oscuridad de la caverna.Si descendiera y ocupara de nuevo su asiento tendría ofuscados los ojos por las tinieblas, sería incapaz de discriminar las sombras, los demás lo harían mejor que él, se reirían de él y dirían que por haber subido hasta lo alto se le han estropeado los ojos y que no vale la pena marchar hacia arriba.
2. Burla y persecución.Si intentase desatarlos y conducirlos hacia la luz se burlarían de él, lo perseguirían y lo matarían.

Este mito lo vemos presente en películas como "Matrix"






2 comentarios:

Ana dijo...

Veo que al final has ampliado el trabajo, Asier, aunque nos hemos quedado con ganas de ver tu exposición.

El tema de la venganza ha dado mucho juego en las películas de luchas y combates, como nos has demostrado. Orestes es el prototipo clásico de la venganza, aunque no es el único. ¿Alguien aporta más venganzas clásicas?

Esther dijo...

Creo que el trabajo está bastante completo y bien explicado. Me parece que últimamente los de Benicàssim os estáis convirtiendo en expertos cinéfilos (sección Referentes Clásicos).