martes, marzo 06, 2007

Acoso a las mujeres

La mujer atropellada en Orusco denunció tres veces al supuesto homicida por acoso.

Este es el titular de una noticia del 21/02/2007 en un periódico español.
¿Es el acoso un problema moderno?
La respuesta es no.

En la mitología griega Alfeo es uno de los oceánidas, un dios del río del mismo nombre, en el Peloponeso. Era hijo de Océano y Tetis, como la mayoría de los ríos.
Alfeo era un apasionado cazador que se enamoró perdidamente de la ninfa Aretusa, una cazadora del séquito de Artemisa que se había prometido a sí misma permanecer virgen el resto de su vida. Por esto la ninfa rechazó las pretensiones del oceánida y huyó a la isla de Ortigia, cerca de Siracusa. Allí se transformó en la fuente que lleva su nombre, para librarse de su acosador. Alfeo se transformó entonces en el río del Peloponeso, y cuentan que sus aguas se internan en la tierra y viajan hasta Ortigia, para unirse a las de su amada.
Mujeres en Atenas
Recibía educación sólo en las tareas de la casa, no tenía participación en la vida política y tampoco en los banquetes. La situación de la mujer no era buena pero debemos destacar que las ciudadanas griegas eran protegidas por la ley. Gracias a la dote podían tener seguridad económica durante toda su vida. Viudas y ancianas eran especialmente protegidas.
Yo creo que a las mujeres en Atenas estaban "bastante" protegidas, pero no creo que las protegieran del acoso porque las mujeres no tenían mucha importancia en la vida política, y menos en otros campos de la vida.
Mujeres en Roma
La mujer libre romana estaba sometida a su padre o a su marido y carecía de derechos políticos.
Llevaba una vida social propia (salía a comprar, participaba en banquetes ...) y acompañaba al marido a actos oficiales o espectáculos. Algunas mujeres tenían acceso a la educación, bien asistiendo a escuelas elementales o por medio de tutores privados. Yo creo que las mujeres tenían su propia vida dentro de lo que se puede tener en un lugar donde los hombres dominaban dentro de todos los campos de la vida. Tampoco creo que aquí tuvieran demasiado en cuenta a la mujer.

En la mayoría de los casos por desgracia es la mujer la que tiene que desaparecer o alejarse de su agresor, otras son asesinadas.
Además hay varias películas basadas en el acoso por ejemplo "Tierra de Hombres" (En la foto).Algunas novelas también se han basado en este tema por ejemplo "El acoso".

Según una encuesta;
Un estudio, el primero de ámbito nacional, sobre acoso sexual que Comisiones Obreras ha hecho apunta que el 54% de trabajadores cree que el ambiente laboral en el que se encuentra es sexualmente hostil. Casi un 30% de estos incidentes han tenido como protagonista a una trabajadora sin contrato. La precariedad laboral es un factor de riesgo. Otro dato significativo es que el 40% de las víctimas están separadas o divorciadas.Más de la mitad de las entrevistadas que ha sufrido algún episodio de acoso sexual -56,5%- ha sentido que algún compañero o jefe invadía su espacio físico y le hacía proposiciones incómodas. El 12% se ha sentido presionada para mantener relaciones sexuales, y con el 9% se ha intentado ejercer chantaje. Según el estudio, el 35% de los casos de acoso sexual termina cuando las mujeres dejan el empleo. Sólo el 3% llega a los tribunales.
Conclusión;
Yo creo que la mujer ha sido acosada siempre, pero nunca se le ha dado importancia a ese tema. En la antigüedad a la mujer jamas se la ha valorada, y creo que ahora se le debería dar mas importancia al tema. También creo que la encuesta no denota datos positivos sobre el tema y que las mujeres acosadas deberían denunciar a sus agresores y así acabar con su sufrimiento.
Porque las mujeres no deberíamos aguantar ningún tipo de acoso, venga de quien venga.

7 comentarios:

Ana dijo...

Noe, un post fantástico.
El acoso es demasiado cercano como para mirar hacia otro lado. Por favor, no permitáis nunca que se produzca, no hay ninguna razón que lo justifique.

Esther dijo...

Noe, muy bien el post, bueno,lo que has escrito, pues solo has puesto el principio y el final, te has saltado toda la parte intermedia.

annuski dijo...

woless!!!!me ha gustado mucho los datos que has dado sobre el acoso.
¿Sufririan las mujeres griegas y romanas el acoso? Habra que investigar.

Esther dijo...

Ahora creo que está más completo y trabajado.

elgreco dijo...

No sé si esta entrada es la mejor para hacer un comentario que sirva de aportación para el Dia de la Mujer Trabajadora, pero aquí lo dejo. Me limito simplemente a transcribir dos fragmentos de dos tragedias de Eurípides que tratan sobre la mujer y sus circunstancias. Podemos titularlo: Eurípides, una de cal y otra de arena. Se podrían decir muchas cosas sobre Eurípides, su misoginia, su conservadurismo, su tratamiento psicológico de los personajes, etc., pero me limito a transcribir su obra.
Medea 230-251:
De todo lo que tiene vida y pensamiento, nosotras, las mujeres, somos el ser más desgraciado. Empezamos por tener que comprar un esposo con dispendio de riquezas y tomar un amo de nuestro cuerpo, y éste es el peor de los males. Y la prueba decisiva reside en tomar a uno malo, o a uno bueno. A las mujeres no les da buena fama la separación del marido y tampoco les es posible repudiarlo. Y cuando una se encuentra en medio de costumbres y leyes nuevas, hay que ser adivina, aunque no lo haya aprendido en casa, para saber cuál es el mejor modo de comportarse con su compañero de lecho. Y si nuestro esfuerzo se ve coronado por el éxito y nuestro esposo convive con nosotras sin aplicarnos el yugo por la fuerza, nuestra vida es envidiable, pero si no, mejor es morir. Un hombre, cuando le resulta molesto vivir con los suyos, sale fuera de casa y calma el disgusto de su corazón yendo a ver a algún amigo o compañero de edad. Nosotras, en cambio, tenemos necesariamente que mirar a un solo ser. Dicen que vivimos en la casa una vida exenta de peligros, mientras ellos luchan con la lanza. ¡Necios! Preferiría tres veces estar a pie firme con un escudo, que dar a luz una sola vez.

Hipólito 616-650:
¡Oh Zeus! ¡Por qué llevaste a la luz del sol para los hombres ese metal de falsa ley, las mujeres? Si deseabas sembrar la raza humana, no debías haber recurrido a las mujeres para ello, sino que los mortales, depositando en los templos ofrendas de oro, hierro o cierto peso de bronce, debían haber comprado la simiente de los hijos, cada uno en proporción a su ofrenda y vivir en casas libres de mujeres. Ahora, en cambio, para llevar una desgracia a nuestros hogares, empezamos por agotar la riqueza de nuestras casas. He aquí la evidencia de que la mujer es un gran mal: el padre que las ha engendrado y criado les da una dote y las establece en otra casa, para librarse de un mal. Sin embargo, el que recibe en su casa ese funesto fruto siente alegría en adornar con bellos adornos la estatua funestísima y se esfuerza por cubrirla de vestidos, desdichado de él, consumiendo los bienes de su casa. No tiene otra alternativa: si, habiendo emparentado con una buena familia, se siente alegre, carga con una mujer odiosa; si da con una buena esposa, pero con parientes inútiles, aferra el infortunio al mismo tiempo que el bien. Mejor le va a aquél que coloca en su casa una mujer que es una nulidad, pero que es inofensiva por su simpleza. Odio a la mujer inteligente: ¡que nunca haya en mi casa una mujer más inteligente de lo que es preciso! Pues en ellas Cipris prefiere infundir la maldad; la mujer de cortos alcances, por el contrario, debido a su misma cortedad, es preservada del deseo insensato. A una mujer nunca debería acercársele un sirviente; fieras que muerden pero que no pueden hablar deberían habitar con ellas, para que no tuviesen ocasión de hablar con nadie ni recibir respuesta alguna. pero la realidad es que las malvadas traman dentro de la casa proyectos perversos y las sirvientes los llevan fuera de la misma.

He colocado los fragmentos por orden cronólogico de composición; Medea es obra del 431 a. C e Hipólito del 428.

Los fragmentos dan para hablar sobre la situación de la mujer griega, sobre el "miedo" del hombre griego a la mujer, sobre la procreación, sobre la polis, sobre la alteridad (Medea es mujer, extranjera y maga), etc.
Por último, una pregunta: no en el grado extremo del Hipólito euripideo (se siente acosado por su madrstra Fedra, él que se ha consagrado a Ártemis y ha jurado castidad; la tragedia presenta una lucha entre Afrodita y Ártemis), pero ¿hay algún Hipólito, Pseudohipólito, aprendiz de Hipólito o Filohipólito en nuestra sociedad actual?
¿Qué esconden los malos tratos y los acosos a las mujeres? ¿por que se producen?
¿Son dos mundos distintos, el varón y la mujer? ¿Se busca la igualdad? ¿No será el día de la mujer, como puede ser el Día del padre? ¿pensáis que dedicarle un día no es vaciarlo de contenido, no es cumplir un expediente? ¿es buena solución el sistema de cuotas o paridad de algún partido político o es mejor que los que eficientes y válidos ocupen los puestos de responsabilidad, sean todos hombres, todos mujeres o mitad y mitad? ¿he sido sexista al decir sólo eficientes y válidos o debería haber dicho los eficientes/eficientas y válidos/válidas? ¿el lenguaje es sexista o lo es el uso que hacemos de él, o lo somos las personas? ¿si no digo ciudadanos y ciudadanas, trabajadores y trabajadoras, vascos y vascas, castelloneros y castelloneras, discrimino a la mujer? ¿si digo: dónde están los niños y, entre ellos, hay dos niñas, debería haber dicho dónde están los niños/niñas? ¿es el castellano seixta porque decimos dos niños y dos niñas, y el catalán no porque dice dos xiquets i dues xiquetes? ¿discrimina menos la lengua árabe que distingue un tú (varón) de un tú (mujer) en los pronombres y los verbos? ¿le hacemos un favor a la mujer con el sistema de cuotas? ¿el hombre giego le tenía miedo a la mujer y por eso la tenía recluida? ¿es la mujer el sur de todos los nortes? ¿compartís el proverbio africano: El que educa a un joven, educa a un hombre; el que educa a una joven, educa a una aldea? ¿qué quiere decir? ¿es la educación importante en el asunto de la relación hombre-mujer de cara a la no discriminación y la prevención de los malos tratos?

noe dijo...

Yo creo que Hipólito podía ser hoy en día un sacerdote.
Yo creo que los maltratos a las mujeres esconden a un hombre violento e inseguro de si mismo que intenta acosando o maltratando a una mujer sentirse superiores. Yo no creo que el mundo de la mujer y el hombre sea distinto solo que las personas pensamos diferente y eso lo hace algo distinto.Yo creo que los puestos de trabajos han de ser ocupados por personas eficientes y trabajadoras sean hombre o mujeres lo que importa es que hagan bien su trabajo.

Anónimo dijo...

Muy bien que hayas tratado este tema, la pelicula yo la había visto ya y me dio mucha pena.

VICTORIA.M IES BENICÁSIM