viernes, noviembre 10, 2006

¡¡¡VAYA ODISEA!!!

Idaira era una mujer de un pueblecito de Asturias. Pero de mayor fue a vivir a Granada. Allí conoció a su marido y al padre de sus trillizas.
Un dia Idaira recibió una llamada de su padre,contando que su madre estaba enferma y la necesitaban en el pueblo. Su marido le dijo que fuera tranquila, que él cuidaría de todo en casa.
Idaira fue al pueblo, y allí estuvo un mes cuidando a su madre, pero entonces su marido llamó y tuvo que volver a su casa porque una de las trillizas se había roto una pierna.
Idaira tenía que volver con urgencia a Granada, pero no había combinación de trenes, así que tuvo que alquilar un coche. Fue rápidamente para Granada, y antes de llegar a Madrid, su coche pinchó en una aldea, y allí empezó a llover muy fuerte, y un campesino le dio cobijo. La gran tormenta la tuvo retenida dos días. El atractivo campesino sintió cosas por Idaira, pero ella recordó a su marido y no pasó nada entre ellos. A la mañana siguiente mientras el campesino dormía, decidió marcharse. Llegó a Madrid, de repente empezó a escuchar una canción que le encantaba... ¡¡¡ERA LUIS MIGUEL!!!! no se lo podía creer!! Ella era gran fan de él desde hacía muchos años, pero no podía parar porque llevaba mucho retraso en el viaje, así que fue fuerte y siguió su camino sin detenerse a escuchar a Luis Miguel. Mas adelante un policía la paró, y le multó quitándole 4 puntos por exceso de velocidad, además le faltaba un papel al coche, y aunque la chica le explicó que era alquilado, el agente decidió llamar a una grua y quitarle el coche.
Idaira llamó a un taxi, a su llamada acudió un taxista un tanto peculiar, le faltaban dos dientes, y un ojo era de cristal, este resultó ser un profugo de la ley, y este había robado un taxi... Idaira escuchando la radio y después de la descipción se dio cuenta de que era el. Para poder escapar, le metió un dedo en el ojo bueno, y aprovechando que paró, saltó del coche.
Al final pilló un autobús, pero Idaira se confundió y este no paraba en Granada, y justo cuando llegaba a su ciudad y ya se veía el cartel de "Granada" el autobús se desvió siguiendo su camino, sin parar en granada. Así que Idaira fue a a Sevilla, allí pasó la noche, y a la mañana siguiente, cogió un tren y por fín llegó a Granada con su familia.

3 comentarios:

annuski dijo...

Me ha gustado la historia porque no ha sido el hombre el que a tenido que irse, sino la mujer.Seguro que si se hubiera ido el hombre y los niños se hubieran puesto enfermos no hubiera regresado tan pronto, se hubiera entretenido más.

Esther dijo...

¡Realmente una Odisea femenina!. Ojo a las faltas.

annuski dijo...

le doy 3 puntos porque me ha gustado mucho la forma en que a tratado la odisea con una protagonista femenina.