jueves, octubre 19, 2006

El SiNdRoMe De PeNéLoPe

Para algunas mujeres existe una sola versión del amor,el imposible.Gritan a los cuatro vientos que solo les importan esos tipos abandónicos que en cuanto las conocen las conquistan pero luego las llaman poco o nada y las citan en lugares a los que luego no acuden.
Estas mujeres aseguran que,por el contrario,el hombre previsible,siempre puntual y disponible,el que se acuerda siempre del aniversario del primer beso con una rosa se vuelve aburrido y terminan adoptándolo como madre sustituta.
Básicamente este síndrome lo padecen mujeres que eróticamente solo se enganchan a aquello que no pueden tener.Opinan que lo que cuesta conseguir vale más.Les gustan los hombres que cuentan el amor en cuenta gotas....ese se convierte en el hombre deseado.
El lema de estas mujeres basandose en el de Sócrates es "Deséame y Existiré".Son narcisistas,les encanta que las miren los hombres...no importa cual ni cuantos,si son muchos o todos mejor,por eso optan por una vestimenta llamativa, y no por los colores,si no mas bien por la falta de tela.
Este síndrome se llama asi por la griega Penélope.En la Odisea Homero nos relata que Ulises parte hacia la Guerra de Troya,dejando en Ítaca a su joven esposa Penélope y a su hijo Telémaco.Antes de partir,en su saludo de despedida le dice "cuando veas que nuestro hijo tiene barba casate con quien quieras y abandona tu casa"
La deja libre,cumple el sueño moderno de toda mujer,pero ella esta presa de su amor.
Se ve pretendida por 108 hombres muy apuestos que ella ni si quiera acepta ver.
Penélope perdida en un callejón histérico ,oscuro y sin salida va tejiendo la satisfacción inconsciente que siente por lo no realizado.
Si hubiera hecho caso a Ulises se hubiera roto el hechizo,sería vivir,pero lo cotidiano tiene demasiado de obvio y muy poco imaginario.

6 comentarios:

Lachicadelabicicletarosa dijo...

Bueno...me dejo yo el primer comentario =)
Solo es para decir que se me había olvidado decir que soy Paloma,de Benicasim

Ana dijo...

Paloma, ¡qué diferente la imagen de Penélope que nos muestras en esta interpretación!
¿Tendrá algo que ver Platón en este tipo de amores?

Esther dijo...

Paloma, al leer tu post casi me he asustado pensando en esas Penélopes tan masoquistas y a la vez tan frívolas..., pero desde luego, opino igual que tú en lo de la espera (¡quien espera, desespera!).
Creo que esos hombres que les gusta hacer conquistas por alimentar su propio ego, son unos inmaduros y no merecen la pena. ¿Qué opinas?

Lachicadelabicicletarosa dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo en lo de que son unos imaduros y que no valen la pena,sin embargo no me parecen masoquistas las penelopes...por que no piensan que valen más los hombres que más les hacen sufrir,si no los que más cuestan de conseguir,pero si que son muy frívolas y frias
además...donde esté un hombre detallista que se quite todo lo demás no?? jeje

Lachicadelabicicletarosa dijo...

Respecto a lo de Platon, si te referias al amor platónico Ana,para mi no tiene mucho que ver ya que desde mi punto de vista un amor platónico es como un amor filosofico...mas espiritual que sensual y el amor que siente Penélope hacia Ulises es más amor incondicional no?

Meys^^ dijo...

Te doy un 2 ... ^^