lunes, diciembre 15, 2008

UNA VIDA MEJOR

Nacira y Amal eran amigas desde la infancia.
Amal vivía en la casa de al lado, sus padres eran buenos, pero algo estrictos con ella, le obligaban a estudiar con profesores particulares, decían que querían convertirle en una mujer de provecho.
Por el contrario, Nacira tenía prohibido ir a la escuela. A penas sabía leer, lo poco que sabía se lo había enseñado su amiga. Su única función en la vida, según su padre, era realizar las tareas domésticas y obedecerle, y cuando se casara, complacer a su esposo de la misma manera.

Amal siempre le había hablado de la libertad y de la igualdad. Le decía que ella no había nacido para servir y obedecer, también tenia que mirar por sí misma y ser feliz.
Muchas veces le había hablado de irse juntas, viajar por todo el mundo, ellas dos solas. Vivir en otro país siendo mujeres independientes, pero hasta entonces, Nacira nunca había pensado en las palabras de su amiga.

Era mediodía, y su padre Salâh, había estado hablando del futuro con sus hijos.
Ayman, el mayor, debería dedicarse al negocio familiar, la alfarería. Habîb iría a trabajar con su tío, ya que éste no había tenido hijos varones a los que poder dejar herencia. Por último, el hermano menor de Nacira, debería abrir su propio negocio de tejidos, que con ayuda de su padre y hermanos, conseguiría llevar adelante.
Nacira había escuchado todo esto desde la cocina, mientras preparaba la comida junto con su madre.
Cuando se sentaron a comer, miró fijamente a su padre, esperando a que le informara sobre el futuro que le había preparado a ella, pero su padre se limitó a seguir comiendo. Finalmente, decidió preguntarle:

-¿Y para mí, padre? ¿Que me tenéis preparado?

Su padre le miró, con rostro serio, y contestó:

-Aun lo estoy negociando. Seguramente te casarás en el próximo año con Hakêm, el hijo de Firas “el especias”. Su padre y yo hemos tenido varias reuniones, pero todavía estamos pensando en las condiciones del acuerdo.

Nacira le miró horrorizada. Sabía que nunca iba a tener posibilidades de ser independiente, ni tampoco de elegir marido. Pero tampoco esperaba que con doce años fuera ya una mujer casada.
El resto de la comida transcurrió en silencio.
A la mañana siguiente, antes de que su amiga recibiera la visita de su profesor, fue a visitarla. Le contó la conversación del día anterior.
Su amiga se escandalizó y le pidió que hablara con su padre, intentara convencerle de que eso no era lo mejor para ella, pero Nacira se negó. Sabía lo que suponía llevarle la contraria a su padre.

-Nacira, por favor, no puedes permitir que se cometa esa injusticia contigo. Vente conmigo a Europa, tengo unos tíos allí a los que no les importara que vayamos con ellos, de hecho les alegrará, no les gusta que viva aquí.

-No sé si debo…Además, ¿qué pasará con mi madre? La dejaré sola, tendrá que ocuparse de todo, de mantener a cuatro hombres en casa…

-Tu madre se alegrará de que su hija tenga la posibilidad de vivir mejor de lo que
lo ha hecho ella. Les diré a mis padres que hablen con ella, sin que tu padre y hermanos se enteren. Además, si quieres, podrás seguir manteniendo la relación con ella, podremos mandarles cartas y ellos se encargarán de hacérselas llegar. De verdad, Nacira, venirte conmigo a Europa es lo mejor que puedes hacer.

Finalmente quedaron para el día siguiente, Nacira y su madre irían a hacerle una visita a la madre de Amal, ella les explicaría el viaje, el lugar donde vivirían…todos los detalles.
Ya en casa, Nacira le preguntó a su madre que le parecía todo lo del viaje.
Su madre, le miró con ternura y le contestó:

-Nacira, yo ante todo quiero que seas feliz. Tu padre estará en contra de todo esto y no lo consentirá nunca. Pero tienes todo mi apoyo y haré lo que sea para que lo consigas.

Al mes siguiente, todo estaba preparado para el viaje.
Por otra parte, su padre ya había cerrado las negociaciones del matrimonio de Nacira con Hakêm. La boda se celebraría en breve.

Por fin llegó el día, Nacira y Amal cogerían un vuelo de mañana a Francia, un vuelo hacia una vida mejor.
Una vez llegaron a Cognac, el lugar donde vivirían los próximos años, fueron recibidas con mucho cariño por su nueva familia. Allí iría al colegio, aprendería idiomas, estudiaría una carrera...se convertiría en una persona independiente.
Un día, a la vuelta del colegio, cual fue su sorpresa, cuando al entrar en el salón, se encontró a su hermano Ayman, que venía de parte de su madre.
Le contó que estaba gravemente enferma, y que rogaba que fuera a su lado en sus últimos momentos. Ella no lo dudó ni un momento, compraron un vuelo hacia su país para el día siguiente.
Cuando llegaron a su casa, la sorpresa fue mayúscula, su madre estaba perfectamente, pero era su padre el que había tramado esa trampa para que volviese y se casara con Hakêm.
Su madre le explicó que realmente era necesario ese matrimonio. La familia de su futuro esposo les había amenazado, si no se casaban, matarían a todos y cada unos de sus hermanos, a su padre y a su madre, por atentar contra su honor.
Nacira temió por su familia, y decidió finalmente contraer matrimonio.
Sabía que jamás sería feliz, que todo lo que había aprendido no le sería útil en su nueva vida. Pero en su interior podía afirmar que había conseguido ser libre durante un tiempo, y no perdería la esperanza de volver a conseguirlo algún día.


Eva Fabregat Segarra

12 comentarios:

Xavi! dijo...

Jopelinés! (por no decir nada más..) Que chula la historia, a medida que iva leyendo iva pensando como acabaría y con que mito la enlazaria, al acabar me he quedado... ni idea, pero que bien escrita esta.
Pensaba que en el último momento haria un recuerdo al pasado y volveria...(tipo el mito que salva a la mujer de el infierno y le dicen.. no mires atrás..) Luego ha habido un momento que me ha recordado al libro de "Josafat", lo leímos el año pasado en clase, el momento que esta "culturalizandose" y vuelve a su tierra porque su padre esta enfermo.

Investigaré un poco y averiguaré que mito es :)

Un saludo!

eviita dijo...

Como dice Ana "hay que quedarse con la sustancia del mito"...
En realidad creo que lo he puesto un poco chungo de adivinar.
Si veo que nadie lo averigua daré alguna pistilla :D

Ana dijo...

Creo que has puesto buenas pistas con las imágenes ;-)
Esperamos un poco más a ver quien se lleva el premio.

ANNA dijo...

Ya sé que historia es!!! Es la historia de Atalanta.

No la conocía, y he gastado el método para descubrirlo que me dijiste.

Acabo de leer la historia original y me gusta mucho la adaptación que has hecho, muy interesante. Lo que más me ha gustado es el final.

Jose dijo...

Vaya Eva nunca has pensado en dedicarte a escribir cuentos infantiles? La verdad es que se te da bastante bien, creo que ganarás un pastón así xD

eviita dijo...

Me haría millonaria, no Jose?
Sobretodo por lo infantil que es mi historia...jaja!

Silvia dijo...

Eva me encanta tu historia, está muy bien, y tiene mucho sentido.
La historia es dura pero aunque la gente no lo quiera ver es la realidad, una INJUSTA realidad.


Un beso Evita

pablo dijo...

Eva una preguntilla, como se te han ocurrido los nombres? , buena história.

eviita dijo...

El país donde se desarrolla la historia es Afganistán, Irac...y todo el mundo árabe en general.
Por eso necesitaba nombres árabes, busqué en internet y tal...y elegí nombres cuyo significado tubiera relación con la personalidad de cada uno.

Cristina Mas dijo...

Llego un poco tarde plas! Se me han adelantado ciertas personas...
El mito me lo leí ayer en casa y la historia me sonaba mucho pero no caía que mito era, ahora ya si.
Por cierto, muy chula tu historia!(:
Si no sabes a que dedicarte en un futuro ya sabes...por ahí arriba ya han nombrado la profesión. xDD

marta dijo...

Para que luego te quejes....
Esta muy chulo y muy bien escrito.
Buen trabajo.:))

eviita dijo...

Si Marta me ha comentado, ya puedo dormir tranquila =)