miércoles, mayo 30, 2007

la situacion de la mujer

LA SITUACIÓN DE LA MUJER

Cuando Aristóteles trata del papel de la mujer en la familia, observa que debe ser obediente al marido y cuidar el hogar. Era el papel tradicional que en la sociedad griega se asignaba a la mujer. Debía obedecer de niña a sus padres y de casada a su marido. Estaba sometida a las tareas de la casa, debía cuidar del hogar, de los hijos y del marido. Cuando se quedaba viuda dependía del hijo mayor. Como la familia era de autoridad patriarcal, el esposo se llevaba a su domicilio, tras la ceremonia de bodas, a la recién casada, que dejaba entonces el hogar paterno. Pasaba así de una familia a otra, llevando su dote nupcial o tras haber pagado al marido una dote por ella. Los matrimonios se celebraban por acuerdo de las respectivas familias y los novios apenas se conocían antes de la boda, de modo que el amor no intervenía en el asunto.
En la casa la mujer tenía sus habitaciones propias en el gineceo donde transcurría casi toda su vida. Criaba a los hijos, reteniendo a su lado a las niñas, mientras que los niños se educaban luego en las escuelas y en los gimnasios. No participaba en la vida política, privilegio de los varones, y tampoco en los ejercicios gimnásticos, ni en las guerras ni preparativos bélicos. Con sus maridos asistían a algunas fiestas, pero había otras exclusivas de las mujeres como las Tesmoforias o las adonías. Se consideraba un importante adorno en la mujer el silencio, y el que diera que hablar. Las mujeres son esposas y madres de ciudadanos, viven en la ciudad, pero están reducidas a la vida hogareña y marginadas de la pública. Tan sólo las cortesanas o heteras suelen asistir a algunos banquetes y participar de las discusiones de algunos círculos ilustrados.
La educación de la mujer se realiza en el interior de la casa y por otras mujeres de su familia, su madre, su abuela y las criadas. Aprenden las tareas del hogar: cocinar, hilar y tejer; en ocasiones algo de lectura, cálculo y música.
El marido puede repudiarlas cuando quiera simplemente por el hecho de no darle hijos varones. Las esposas de los atenienses se utilizaban simplemente para dar ciudadanos a la ciudad de atenas.
Existían también cortesanas que acompañaban también a los hombres en sus salidas y putas que recibían el nombre de heteros.
En otros ciudades de Grecia la situación de la mujer era bastante más favorable incluso hay mujeres que destacaron en distintos campos. Ej. la poetisa safo.

1 comentario:

Isra dijo...

Yaiza, ya sé de los problemas técnicos que has sufrido, pero ¿y el referente? Una noticia del periódico, de TV., de yo qué sé... una reflexión personal ahora que hemos tenido unas elecciones y que las mujeres habéis podido votar...