jueves, marzo 29, 2007

FiEsTa & LaUrEl



Hasta cuando salimos de fiesta nos acordamos de los referentes clásicos...bueno....y desde este trimestre no volveremos a ver las pelis ni a escuchar la música igual...ya vale no Ana? jeje






En esta foto,hecha viernes que salimos de fiesta,llevamos unas ramitas en cada lado de la
cabeza como si fuera uan corona de laurel.
Cuenta la leyenda griega que la ninfa Dafne no cedió ante las peticiones amorosas del dios Apolo y que, en su huída, fue piadosamente convertida en laurel para que éste no la apresara, y por esto Apolo(Dios del Sol) se le simboliza con la rama de laurel. Se dice que ése es el origen de la antigua costumbre de "laurear" (coronar de laurel) a los héroes y a los vencedores de las Olimpiadas.

Al final de la historia Dafne acababa convirtiéndose en un laurel y Apolo cogía una rama del árbol y se la ponía en la cabeza para no olvidarse de ella.



Y como Apolo era el Dios del sol, y era uno de los dioses mas importantes, todos los emperadores romanos la llevaban también para rendirle culto.



Uno de los mas famosos emperadores romano fue Cayo Julio Cesar Octavio Augusto,al que casi siempre se le representa con una corona de laurel ya que en la antigua Roma ésta corona sifnificaba grandeza. Los dioses del eliseo los llevaban y servía para mostrar a todos que el emperador era descendiente de los dioses.


Una curiosidad: el encargado de sostener la corona de laurel sobre la cabeza de César era un esclavo que iba repitiendo continuamente al oído de César "Recuerda que eres mortal"
Otra:El termino laureado (Ganador, premiado) viene de todo esto:)

7 comentarios:

Ana dijo...

Me ha encantado, Paloma, un post magnífico, con todos los elementos que pedimos siempre: actualidad, referente clásico, personalización. En la foto estáis las tres fantásticas, ya vemos que os lo pasáis bien y no perdéis ocasión para hacer propaganda a la materia. Genial.

Creo que para el curso que viene voy a poner una postdata en la matrícula: Matricularse en esta asignatura puede crear trastornos y adición para toda la vida. Se recomienda su uso moderado y seguir los consejos del especialista. El departamento de griego no se hace responsable de los cambios de humor, de personalidad o de rumbo vital tras el contacto con el mundo clásico ...

Ojalá te pongas las pilas en otras materias también, Paloma, que ya queda muy poco para final de curso.

Isra dijo...

muy bueno, pero cuidadín con los referentes cuando estéis de marcha. Son muy peligrosos y os puede atrapar Dionisos con su mania y podéis terminar como las Bacantes.
jeje

Esther dijo...

Jajajaja, en este caso, los referentes sois vosotras mismas. Tenéis una imaginación desbordante, y eso es magnífico, pero cuidado, que a este paso cualquier día leemos en el diario que unas ménades andan por ahí sueltas.... o unos sátiros, que es peor.Por cierto ¿Quiénes eran las ménades? ¿Qué poema empieza así: "A Dafne ya los brazos le crecían"...."?¿Quién lo escribió? ¿Qué relata?

Anónimo dijo...

Si si Ana....avisa a los pobres ilusos que se cojan el año que viene esta asignatura pensando que va a ser una más por que no...ésto vicia jeje.

Por cierto Esther...Con que Divinidad nos has comparado!!jejeje
Las Ménades son seres femeninos divínos relacionadas con Baco, dotadas de "locura mística"...Se las conocía como mujeres en estado salvaje y de vida insana con las que era imposible razonar. Se permitían dosis importantes de violencia, derramamiento de sangre, sexo y auto-intoxicación y mutilación. Se supone también que llegaban a practicar en su éxtasis el desgarro de sus víctimas en trozos tras lo que ingerían su carne cruda:S
Las primeras Ménades fueron las ninfas que se encargaron de su crianza, y que posteriormente fueron poseídas por él.
Literalmente Ménades puede traducirse por "las que desvarían"
EL poema que as mencionado es uno de los famosos soentos de Garcilaso de la Vega,Soneto XIII, y trata sobre el proceso de transformacion de Dafne de ninfa a árbol de laurel (regado por sus propias lágrimas)por no ceder a las peticiones amorosas de Apolo,es decir,la venganza,un género muy utilizado en la mitología,

POEMA:
A Dafne ya los brazos le crecían
y en luengos ramos vueltos se mostraban;
en verdes hojas vi que se tornaban
los cabellos qu'el oro escurecían;

de áspera corteza se cubrían
los tiernos miembros que aun bullendo 'staban;
los blancos pies en tierra se hincaban
y en torcidas raíces se volvían.

Aquel que fue la causa de tal daño,
a fuerza de llorar, crecer hacía
este árbol, que con lágrimas regaba.

¡Oh miserable estado, oh mal tamaño,
que con llorarla crezca cada día
la causa y la razón por que lloraba!

Anónimo dijo...

Ey! soy paloma,que nose por que no me sale el nombre ususario:(

>>UbEkA dijo...

Que monas van estas chicas siempre ^^

elgreco dijo...

Bueno, bueno ¡ahí las tenemos! Las Tres Gracias, y no de Rubens, precisamente. No sé si lo pretendíais, pero, además de ilustrar uno de los usos del laurel, parece como si posarais para que el fotógrafo o fotógrafa sacara una foto que ilustrara un artículo sobre las susodichas Gracias. ¿Quién es Aglaya, quién Talía y cuál Eufrósine? Os imagináis que alguien en Google ponga "tres gracias" en Imágenes y salga esta foto. No desmerecería en absoluto.
Lo que ocurre es que aún no os toca coronaros de laurel, porque no habéis obtenido el título de BACHILLER. Sí, amigas, en la Edad Media era “laureado con baya” (baccalaureatus) quien finalizaba sus estudios. El término todavía se usa en latín en muchos países.
El laurel tiene frutos, las bayas (baccas), que simbolizaban que había cuajado el fruto del estudio.
Por otra parte el nombre científico del laurel común es Laurus nobilis, por la grandeza y nobleza que tenían los coronados con sus ramas.
Algo sobre el arbusto y sus usos:
El laurel es un hermoso árbol, de follaje verde y brillante, que vegeta espontáneamente en las regiones mediterráneas y enriquece con su armonía parques y jardines. Las hojas de laurel se conservan durante todo el año y son duras y correosas, de color verde oscuro en el haz y algo más pálido en el envés. Las flores nacen en los extremos de las ramas, reunidas en grupos de cinco. Existen dos tipos de laureles: los que dan frutos (llamados "baguers" en catalán) y los que no los dan, que son los machos.
Se cría en zonas sombrías y húmedas del litoral, donde gozan de un clima no demasiado extremo, ni por la sequedad del verano ni por las bajas temperaturas del invierno.

Aplicación:
De las bayas de laurel se extrae una esencia compuesta fundamentalmente de cineol, linalol y geraniol. También aparecen materias grasas. En cuanto a las hojas, se componen mayoritariamente de cineol, con cantidades variables de eugenol, pineno y determinados ácidos orgánicos como el acético, el isobutírico y el valeriánico.
Al laurel se le ha considerado desde siempre como tónico estomacal, carminativo, balsámico y antiséptico. Es ampliamente utilizado en cocina, ya que sus hojas confieren a los manjares un agradable perfume. De hecho, en la cocina española existe la costumbre de hacer cocer las hojas de laurel en algunos guisados de carne y pescado, con objeto de hacerlos más aromáticos y apetecibles. Se recomienda especialmente esta práctica en la alimentación de personas inapetentes, y siempre que se quiera excitar el estómago atónico. Por el contrario, en aquellas personas que padezcan de hipersecreción estomacal, no está recomendada ni esta planta ni ninguna otra; más bien deberán acostumbrarse a comidas insípidas, poco condimentadas, a fin de no sobreestimular el estómago.

Respecto al uso del laurel como símbolo de nobleza y victoria aporto estos versos de Ovidio (Metamorfosis, libro I, 557-564)
Semper habebunt /
te coma, te citharae, te nostrae, laure, pharetrae. /
Tu ducibus laetis aderis, cum laeta Triumphum /
uox canet et uisent longas Capitolia pompas./
Postibus Augustis eadem fidissima custos /
ante fores stabis mediamque tuebere quercum, /
utque meum intonsis caput est iuuenale capillis, /
tu quoque perpetuos semper gere frondis honores!
Siempre te tendrán mi cabellera, mi cítara, mi aljaba; tú acompañarás a los caudillos alegres cuando alegre voz entone el Triunfo y visiten el Capitolio los largos desfiles. También tú te erguirás ante la puerta de la mansión de Augusto, como guardián fidelísimo, protegiendo la corona de encina situada entre ambos quicios; y del mismo modo que mi cabeza permanece siempre juvenil con su cabellera intacta, lleva tú también perpetuamente el ornamento de las hojas.