martes, enero 23, 2007



¿Bomberos en la antigüedad?
El otro día hurgando en un libro sobre curiosidades encontré una pequeña historia que me hizo sonreír…
¿Quien era Marco Licinio Craso? Bah así a simple vista uno más…xD pues bien aparte de que fue nombrado pretor por lo que tuvo que enfrentarse a Espartaco, al que venció en Lucania y que colaboró con César, convirtiéndose en una pieza clave de la política del momento al formar el Primer Triunvirato( del cual no tengo mucha idea...xD) junto a César y Pompeyo , así como también un prestamista y senador de la época del dictador Sila , este hombrecillo , es decir Craso puede considerarse como el precursor de los bomberos!!, aunque eso sí, de una manera bastante interesada. Cuando un edificio romano empezaba a arder Marco Licinio se presentaba en el lugar y tras comprar al propietario del inmueble, ponía en marcha las bombas de agua y apagaba el incendio, era todo un personaje. Ahora bien, si el propietario no accedía al pago dejaba que el edificio ardiera en llamas hasta que se consumiera mientras lo miraba seguramente con una sonrisa arqueada…es curioso!
Rosana

7 comentarios:

Ana dijo...

Genial, Rosana. Creo que has confundido tu elección, menuda alumna de latín nos hemos perdido, con lo que te apasiona la civilización romana ...

Craso fue famoso en la antigüedad por su riqueza, aunque parece que alguno de los medios de los que se sirvió para conseguirla no siempre fueron muy éticos desde nuestro punto de vista actual. ¿Alguien puede nombrar personajes similares?

Maraya! dijo...

Vaya... ahora que nos quejamos tanto del capitalismo... mira este Craso si tenía intereses, que listo el jodio xDDD y hace unos cuantos añitos de eso eh :P xDDD en fin, mu interesante ^^!

elgreco dijo...

He leído con interés el comentario sobre los bomberos y Craso, y la ayuda interesada que ofrecía a los propietarios de las casas en llamas; me ha recordado, no sé por qué, la anécdota del emperador Flavio Vespasiano sobre el impuesto urinario.
En la antigua Roma curtidores y bataneros utilizaban la orina en sus oficios, ya que es un potente blanqueador (por cierto, se utilizaba también para blanquear los dientes, y no sólo la orina propia) y quita las manchas de grasa. Pues bien, Vespasiano gravó con un impuesto a estos profesionales para permitirles depositar recipientes a las entradas de los urinarios públicos y vaciarlos después. Su hijo Tito se lo reprochó, pero Vespasiano le puso ante las narices la suma que había obtenido del primer pago de este impuesto y le preguntó si le desagradaba el olor; y al responder Tito que no, replicó: "pues ha salido de la orina". Suetonio lo narra así en Vida de los Doce Césares, VIII, 23, 3:
reprehendenti filio Tito, quod etiam urinae uectigal commentus esset, pecuniam ex prima pensione admouit ad nares, sciscitans num odore offenderetur; et illo negante: 'atquin,' inquit, 'e lotio est.'
Esta anécdota ha sido el origen de la expresión pecunia non olet que se utiliza cuando se quiere dar a entender que el dinero obtenido de negocios sucios es tan válido como el obtenido de forma más limpia.

esther dijo...

Rosana, un post muy elaborado y poco conocido ¡Como vamos afinando!
Greco, gracias por tu interesante aportación.

Isra dijo...

Si hubiera sido ahora y en Marbella, estaría en Alhaurín de la Torre con otros especuladores como él.

Meys^^ dijo...

Hoy en latín hemos descubierto de donde venía la palabra salario , ese tipo de cosas me encantan.Me gusta mucho descubrir porque las cosas se llaman así o de donde viene algo (como los bomberos)
Me a gustado mucho saku^^

YoOoO dijo...

Hola!la verdad es que este blog esta muy muy bien!nosotros somos de prensa y nuestro blog no tiene tantas imagenes y esta un poco cutre,pero supongo que podemos mejorar.Suerte con vuestro blog.