viernes, octubre 27, 2006

La historia que nadie debe leer(por mala)


-¡Hola!
Voy a relatarles la historia de mi vida,tengo 7 años ,me llamo Troski y me gusta mascar roscassoy de tamaño pequeño y según mi amada soy un perro muy astuto.Mi amada es muy cariñosa,y siempre fiel y cariñosa.Cuando tenia 3 años fuimos de paseo por el campo,un monte llamado Rita,íbamos de vuelta a casa en coche,observaqndo un paisaje,de repente escuché el sonido embaucador y embustero de las ovejas,las temidas y dulces ovejas,decían algo así como bee-beee-bee,y no lo pude resistir,me lancé del coche en marcha y las perseguí,perdí de vista a mi amada y la "oveja alfa" me cobijó en su establo,me seducía,me inducía a que me quedara con ella.Abrí los ojos y me di cuenta de que no era mi sitio y me dispuse a marchar pero de repente vi a mi viejo amigo y compañero de batallas que murió cuando yo solo tenía un año,era muy mayor y también me intentaba persuadir para que me quedase,pero de repente también aparecio un difunto canario que también vivió en la misma casa y me dijo que mi sitio estaba en mi hogar con mi amdada,que ella estaba en mi casa muy triste,esperándome.Escapé y diluvió,llegué a pensar de que era castigo de los dioses "poseidos".Caí en un gran charco,para mi un lago,pensé que la densidad de la madera era inferior a la del agua y me enganché a una tabla que había (esto lo he relatado para que se vea que soy muy astuto,ehh!!).Después de casi morir en el intento llegué al otro lado del charco,era un pueblo llamado "Frenacia",que está justo al lado de mi casa,llegué como si me hubiesen pegado una paliza, incluso en algunas zonas llevaba pelados y heridas. En esta polis fueron muy amables y me ayudaron a llegar a mi casa,me llevaron primero a un sitio en donde había un hombre con bata blanca y una especie de decodificador de código de barras,oí que llevaba un chip o algo así.Al final llegué a casa ,cuando llegué había muchos cachorros ,al principio mi dueña no me reconoció, pensaba que era un perrito vagabundo candidato a su cariño, pero luego fui hacia ella y vio que era yo al hacer mi salto característico que nadie había podido hacer.Ella se alegró mucho,me cogió en brazos y me empezó a besar y todas esas muestras de cariño,etc.hasta hace dos semanas fuimos muy felices porque me atropellaron y la palmé...Aunque yo la sigo desde cerca para no perderla nunca.


Ah,y tito Isra,sí que habla un fantasma..jaj

2 comentarios:

Ana dijo...

Lo de mala, no sé, peor lo de los acentos ...
Una odisea, sin duda. Pero una duda me asalta ¿por qué tanta inspiración canina en los posts ilicitanos?
Eso de tito Isra no tiene desperdicio :-)

Isra dijo...

Alba, prenda, revísala que se han escapado algunas faltas.
¡Y menos mal que no me has llamado "megatito"!