martes, octubre 03, 2006

Guerra de Troya

¡Hola! Me llamo Eva, soy del IES Matilde Salvador de Castellón. Esther nos mandó hacer un trabajo de referentes en la actualidad sobre los personajes de la guerra de Troya y a cada una le ha tocado uno. ¿Sabríais decirme porque esta canción esta relacionada con esa guerra? ¿A qué personajes se refiere?

Mi Lugar Secreto Joni Mitchell

Voy a llevarte a
mi lugar especial
Es un lugar que tú
podrás apreciar
como ningún otro, lo sé

No voy allí con cualquier persona
pero eres un caso especial
para mi lugar especial
para mi lugar secreto

La gente charla
para decirte algo
o para tomar espacio
piensa que estoy hablando solamente
para hablar con
tu cara bonita
No hablo mucho con cualquier persona
pero eres un caso especial
para mi lugar especial
mi lugar secreto

Nací y fui criada
En New York City
recién estoy acostumbrándome a Colorado
Oh fanfarronería de la calle
Llévame
¿Por qué me trajiste
a un lugar tan salvaje y bonito?
Hay palomas en este parque
Asaltantes después de obscurecer
En estos árboles de oro
En el lugar secreto

Voy a llevarte a
mi lugar especial
Es un lugar que ninguna cantidad de daño y de cólera
puede desfigurar
Puse cosas detrás juntas allí
Todo encaja en su lugar
en mi espacio especial
Mi lugar especial

Una vez vi una película
en New York City
que fue rodada en Colorado
La muchacha encuentra a “desperado”
En los temblorosos árboles de la montaña
Fuera de todas las muchachas que usted ve
En los estadios y ventanas de los café
flirteando con alguien
mirando para tener cierta diversión.
¿Por qué me escogiste?
Para el lugar secreto.

Si aún lo no sabéis os puede ayudar este cuadro:



David, Jacques-Louis Museo del Louvre

Ahora si que está fácil. Son Paris y Helena. A continuación he encontrado un poema que trata del amor de dos enamorados en diferentes épocas. No está relacionado con ellos pero como nos gustó a Esther y a mí la he puesto. Si alguien sabe a quien va dirigida que lo comente. Gracias.

BALADA DE AMOR A TRAVÉS DE LAS EDADES

Yo te gusto, tú me gustas
de tiempos inmemoriales.
Yo era griego, tú troyana,
troyana, pero no Helena.
Del caballo de madera
salí a matar a tu hermano.
Maté, peleamos, morimos.

Me hice soldado romano,
perseguidor de cristianos.
Entrando en catacumba
nuevamente te encontré.
Mas cuando te vi desnuda
allá en la arena del circo
Y el león que se acercaba,
di un salto desesperado
y el león nos devoró.

Después fui pirata moro,
flagelo en Tripolitania.
Puse fuego a la fragata
en donde tú te escondías
del furor de mi goleta.
Mas cuando ya iba a alcanzarte
y a transformarte en mi esclava,
te santiguaste y rasgaste
tu pecho con mi puñal.
Yo también me suicidé.

Después (tiempos más amenos)
fui cortesano en Versalles,
espiritual, libertino.
Se te antojó hacerte monja…
y unas intrigas políticas
nos llevaron al cadalso.

Hoy soy muchacho moderno
que rema, baila y boxea.
Tengo dinero en el banco.
Tú, una rubia notable,
boxeas, bailas y remas.
Tu padre se nos opone.
Después de mil peripecias,
soy héroe de Paramount,
nos casamos y te beso.

Carlos Drummond de Andrade

DISTINTAS VERSIONES DEL MITO DE HELENA DE TROYA

La leyenda de Helena es de una gran complejidad, y a partir de la epopeya homérica se ha ido sobrecargando con varios elementos que por momentos parecen opacar el relato original.

Genealogía
En la época de Homero, su genealogía todavía es clara: es la hija de Zeus y de Leda, aunque su padre terrenal fue Tíndaro, el rey de Esparta. Tiene por hermanos a Cástor y Pólux y por hermana a Clitemnestra. Este mito relata que Zeus, tomando la apariencia de un cisne, se unió a Leda y ella después puso un huevo del que nació Helena.
Muy pronto el mito hizo pasar a Helena por hija de Zeus y de Némesis, pero no entendida ésta como la venganza divina, sino que representando a la diosa Luna como ninfa, cuyo nombre habitual era Leda. Ella, huyendo del dios, recorrió el mundo entero adoptando mil formas, hasta que por fin se transformó en una oca. Zeus, por su parte, se metamorfoseó en cisne y bajo esta apariencia se unió a ella. Entonces Némesis fue a Esparta y poco después Leda encontró un huevo de color jacinto en un pantano, lo llevó a su casa y del huevo nació Helena.

El rapto de Teseo
Una leyenda no reconocida por Homero menciona el rapto de Helena por Teseo. El tenía ya cincuenta años, mientras que ella era todavía una niña. Teseo y su amigo Pirítoo, que se encontraban visitando Esparta, la robaron y huyeron. Y cuando echaron las suertes Helena le correspondió a Teseo, quien la llevó a un lugar cercano a Atenas donde la puso bajo el cuidado de su madre Etra, en espera de que estuviera en edad de casarse.
Esta situación provocó la primera guerra entre los peloponenses y los atenienses. Los Dióscuros atacaron la ciudad de Afidnas y se llevaron a su hermana, junto con la madre de Teseo, de vuelta a Lacedemonia.

Los pretendientes y la boda
Cuando la bella hija de Leda estuvo en edad de casarse casi todos los príncipes de Grecia se presentaron en el palacio de su padre adoptivo. Tíndaro, sorprendido ante esta gran cantidad de pretendientes, temió que al ser elegido uno de ellos los demás quedaran descontentos, hecho que lo hacía correr el riesgo de una nueva guerra.
No sabemos si fue Tíndaro quien eligió al marido de su hija o si ella manifestó su preferencia. El caso es que Helena se casó con Menelao quien, después de la muerte de Tíndaro y de la deificación de los Dióscuros, llegó a ser el rey de Esparta. De esta unión nació su única hija Hermione.

El rapto de Paris
Mientras todos los dioses se hallaban reunidos con ocasión de la boda de Peleo y Tetis, Eris lanzó en medio de ellos una manzana de oro, para que fuera entregada a "la más hermosa" entre tres de las diosas presentes: Atenea, Afrodita o Hera. Este hecho originó una disputa. Y ya que nadie se atrevió a tomar la decisión, Paris fue el elegido. Allí cada una de ellas prometió al hijo de Príamo su protección y ciertos dones, si él decidía en su favor. Es así como Atenea le ofreció la prudencia y la victoria en todas las batallas. Hera se comprometió a darle el imperio total de Asia. Y Afrodita le aseguró el amor de Helena. Como bien sabemos, la decisión de Paris fue que Afrodita era la más hermosa.
Paris se dirigió a Grecia en busca de la mujer más bella y fue recibido en Esparta por Melenao. Sin embargo, al poco tiempo, debió ausentarse para asistir a los funerales de Catreo en la isla de Creta. Durante la ausencia, Helena debió reemplazar a su marido brindando hospitalidad al ilustre huésped troyano. En estas circunstancias la hija de Zeus huyó de Esparta con Paris.


Rapto de Helena Guido Reni Museo del Louvre

Proteo
Respecto al viaje de los amantes, nos han llegado versiones diferentes: algunas coinciden en que finalmente llegaron juntos a Troya; otras, en cambio, como la de Heródoto, señalan que la nave que los transportaba, empujada por vientos contrarios, llegó a Egipto donde el rey Proteo los acogió como huéspedes. No obstante, cuando se enteró del rapto de Helena, consideraron este acto como una falta gravísima a la hospitalidad del rey de Esparta y expulsó a Paris de sus dominios y retuvo a Helena con sus tesoros hasta que Melenao fue a buscarla, una vez que finalizó el sitio de Troya.
Esta versión también fue desarrollada por Eurípides con algunas variantes: Hera, indignada con Paris por el juicio, le cambió a Helena por un fantasma, mientras la verdadera tindárida era arrebatada por Hermes, quien la llevó al palacio de Proteo, cubriéndola con una nube. Allí permaneció intacta hasta el reencuentro con Melenao.

La muerte de Helena
Una leyenda rodia refiere que, después de la muerte de Menelao, los hijos de éste desterraron a Helena en castigo por sus faltas. Ella buscó refugio en Rodas, en casa de su antigua amiga Polixo, la cual, fingiendo hospitalidad, decidió vengarse. Cuenta esta historia, que mientras Helena se bañaba, hizo que sus criadas la asustaran y la atormentaran de tal forma que ella horrorizada se ahorcó.

El culto de Helena
En Atenas, existe una isla que fue objeto de especial veneración. Se decía que allí había llegado Helena después de la caída del Ilión y que incluso había recibido su nombre.
Tenía, además, dos templos cerca de Esparta. Uno en Terapne, donde era venerada como diosa de la belleza. El otro en Deandra, y al parecer estaba relacionado con el culto del árbol.
Según nos relata Heródoto, en Menfis había un templo llamado de Afrodita extranjera que Proteo había dedicado a Helena en recuerdo de su estadía en Egipto.
También existía un festival espartano llamado las Helenoforias, similar a las Tesmoforias de Atenas. Durante esta festividad ciertos objetos eran conducidos en una cesta especial llamada heléne. En algunos relieves aparece Helena, acompañada de los Dióscuros, llevando un cesto de este tipo.
Asimismo, se dice que los habitantes de Rodas construyeron un templo en honor a Helena, para expiar el crimen de Polixo. Allí fue venerada bajo el nombre de Heléne dendrítis (Helena arbórea).

VIDA de Helena

Helena de Troya era hija del dios Zeus y de Leda, era famosa por su belleza. La joven se casó con Menelao, rey de Esparta, y de su unión nació una hija, Hermione.

Entretanto, Afrodita había prometido entregar Helena a Paris si este la elegía a ella frente a Hera y Atenea como la más hermosa, cosa que él hizo. Paris viajó a Esparta, donde fue recibido con todos los honores que se deben a los huéspedes por Menelao.

El príncipe troyano, aprovechándose de la temporal ausencia de Menelao, en viaje por la isla de Creta, raptó a Helena y se la llevó a Troya. Irritado por la afrenta sufrida, el rey de Esparta pidió ayuda a su hermano Agamenón, quien convocó a todos los príncipes griegos incitándoles a declarar la guerra a los troyanos.

Según algunas fuentes, después de la guerra, Helena volvió a su patria con Menelao. Antes de llegar a Esparta los esposos, como la mayoría de los héroes que habían tomado parte en la expedición contra Troya, vagaron por el Mediterráneo durante unos ocho años.



Helena

En noche de traición y de misterio
cayó en los brazos del recién venido,
y huyeron ambos, sobre el mar dormido,
sacudiendo las bases del imperio.

Fue trágico y fatal el adulterio,
pues la víctima fue, no ya el marido,
sino el flujo de muerte inextinguido
que hizo de Troya un vasto cementerio.

Los ancianos del reino protestaron
la situación extrema y tan aguda
por sólo una mujer que nunca vieron.

Cuando ella apareció, tal la admiraron
que se desvaneció al punto la duda,
y aceptaron la guerra que opusieron.

Francisco Álvarez Hidalgo





9 comentarios:

Isra dijo...

Muy bueno el trabajo, Eva, muy bueno. Plas, plas, plas

Ana dijo...

Genial, Eva, menudo trabajo. Me uno a los aplausos de Isra.

annuski dijo...

Que vida más agitada la de Helena, pero muy interesante. Un GRAN trabajo. Más aplausos de mi parte.

Anónimo dijo...

que trabajo mas largo eva, pero esta muy interesante

Yolanda dijo...

O.O Te quedó largísimo Eva, pero aún así está lindísimo ^^ me agradó mucho. ;)

Esther dijo...

Me encanta tu trabajo. Así, como a mí me gustan: recopilando información de diferentes fuentes, alaborándola y plasmándola de forma atractiva. Sin embargo, en lo sucesivo, resumiremos y enlazaremos a otras páginas para no hacerlo tan largo ¿Vale?.
Enhorabuena

anxuuu!!! dijo...

en este trabajo se muestra mucho el interes y la investigacion asique para mi se merece los 5 puntitos de la evaluacion ... muy bueno sigue asi!

noeliagi dijo...

Te doy 5 puntos por que me parece que esta muy trabajado y bien explicado

Eva dijo...

JaJaJa!!!!
Noe que hay que puntuar los trabajos de los otros institutos!!!
Bueno de todas formas muchas gracias por darme los 5 puntos!!!